Menú

Siame

México en tu pantalla

¿Por qué las actrices porno mexicanas son las más sensuales de Latinoamérica?

Colegiala Mexicana Con Falda Corta y Tanga Mostrando El Culo from Mexicanas Sexys on Vimeo.

Hablar de  la sensualidad es hablar de subjetividad. Las opiniones a menudo se contrastan por gustos particulares y, al final de la jornada, cada uno de nosotros tiene una actriz porno mexicana favorita. Quizás, la que más me guste o la que tú prefieras no comparte ninguna de las características principales que aquí desdeñamos. Lo cierto del caso es que, las mejor valoradas en internet, las más compartidas y las más famosas, son las que comparten algunos criterios que en los siguientes párrafos estaremos compartiendo. Si quieres comprobarlo por ti mismo, puedes echar un vistazo a esta página web sobre porno mexicano

Normalmente, hablar de actrices de la temática adulta es hablar de países europeos del Este, el Reino Unido y Estados Unidos. Sin embargo, en Latinoamérica hay suficiente material como para documentarse y entretenerse. En este caso, para hacer comparaciones y estimaciones. Por eso, aprovechamos el momento para discernir sobre algunas de las características más resaltantes de las actrices porno del país azteca.

El color de cabello

Si uno busca clasificaciones en las mayores páginas de la temática en Internet, una de las mejores formas de toparse con las actrices mexicanas es por el color de cabello. Y es que las mejores actrices mexicanas, como Nicky Ferrari o Sofia Loret comparten un criterio particular: el pelo rojizo.

Para nadie es un secreto que el cabello rojo es uno de los elementos más sensuales en una mujer. Primero, porque el cabello siempre lo ha sido; y segundo, porque precisamente el color rojo es considerado el más sensual de todo el círculo cromático. Las actrices mexicanas suelen llevar este color de cabello.

El fruto del mestizaje

Algo de lo que pueden alardear todas las mujeres de Latinoamérica, pero que precisamente ha sido el elemento primordial de las actrices del cine adulto, es el cuerpo que tienen. El mestizaje producido en la región ha hecho maravillas para el ojo, por lo que es posible encontrar chicas rubias, blancas, morenas; y todas comparten algún atributo que nos hace alabar aquella combinación racial de siglos atrás.

Tal es el caso de Gigi Rivera, que aunque blanca y pálida como cualquier europea, tiene uno de los cuerpos más buscados por los aficionados al cine porno mexicano. El cuerpo de la mujer mexicana es uno de los mejor concebidos de toda la industria. Comparable con las mejores del género.

La autosuficiencia

La situación social histórica en México ha creado una mujer bastante autosuficiente, independiente y atrevida ante la vida. Estas características las convierten en, quizás, las mujeres más pasionales e interesantes de toda la industria pornográfica, y muchos caballeros admiten que sólo la mirada posesiva y la forma de encarar cada momento les hacen delirar.

Las mujeres mexicanas son las que llevan mejor ese sentido feminista e independiente a las películas pornográficas, dando a entender que no están allí para el disfrute del hombre, sino para ser ellas las que disfruten primero. Esa actitud gusta y mucho, y se ha convertido en la característica responsable de haber llevado a las actrices porno mexicanas a ser las más sensuales de toda Latinoamérica.